Síganos vía E-Mail:

Ingrese su dirección de correo electrónico para suscribirse a este blog y recibir notificaciones sobre los nuevos posts y contenidos.

Únete a otros 140 suscriptores

Artículos de Oscar Carlos Cortelezzi (OscarCo)
Testimonios de los lectores
Haz una pregunta!!
Modo para tablets y celulares
Foros de Debate
  • Venus del paleolítico

    Pagano 

    Pagano: (adj.). Del latín: paganus = "rústico", "del campo", "rural", por pagus = "aldea", "población campesina" -como el actual: “pago”, en español e italiano (“pueblo” o “aldea”). Es equivalente al término germánico "heathen" (cuya etimología es análoga). Palabra genérica para denominar a toda creencia ajena a las religiones abrahámicas (Judaísmo, Cristianismo e Islam), principalmente si tiene relación con el politeísmo, el panteísmo y el concepto de inmanencia. Leer más…

Grupos (Glosario)

Calendario de Posts:

Agosto 2012
DLMXJVS
  Sep »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031 

Archivo del Blog:

Próxima Festividad:

Día Internacional de la Madre Tierra... Concientización sobre los problemas ecológicos del planeta.
Evento

Próximo Sabbat:

Va a ocurrir en...
7 días
Evento

¿Quieres ser autor en este blog?

Me interesa tu colabo-ración. Por favor comple-ta el formulario haciendo click AQUÍ. Gracias!!

Este blog es un lugar abierto de opinión, consulta y debate. Te invitamos a participar, ya sea comentando, siguiendo los posts, solicitando ser autor o enviándonos material para agregar al sitio. Muchas gracias por tu visita, lectura y participación...

This blog is a open site for opinion, consultation and debate. We invite you to participate, either commen-ting, following posts, asking to be author or send material to add to the site. Thank you very much for your visit, reading and participation...

Certificaciones:

- Blog Registrado -
Reflexiones Paganas
IBSN: 2565-157-8-50
Propiedad de:
Oscar Carlos Cortelezzi.

IBSN: Internet Blog Serial Number 2565-157-8-50

Protected by Copyscape Original Content Check

reflexionespaganas.com website reputation

Reflexiones Paganas - QR Code

Security Check

Secure Site


Este artículo trata sobre la supuesta existencia del Aura y la validez o no, de la Cámara...

[ A+ ] / [ A- ]   
Modo Smartphone
Print Friendly

Esta es una actualización de una nota que escribí en 2009, para un debate sobre la existencia del “aura” y la posibilidad de medir o registrar a la misma en la lista de correo Babel-Pagan.

Me parece que existe una confusión respecto del “aura” como creencia religiosa, del “aura” como fenómeno del ocultismo o de la new-age y de los supuestos métodos de medición o registro de la misma. Todas ellas, son cosas diferentes… Veamos…

Siempre ha existido una suerte de mito universal, registrado en casi todos los sistemas de creencias, respecto de “emanaciones” de energía por parte de las figuras religiosas significativas. Podemos ver, en la mayoría de las imágenes de tipo sagrado, toda clase de halos, auras, aureolas, llamas, fuegos o serpientes, que representaban una suerte de energía espiritual.

Realmente, desde un punto de vista antropológico, existe una explicación (no-mística) para el caso. La misma tiene un carácter arquetípico vinculado con el culto solar.

Foto Kirlian de un dedo humano

Foto 1: Esta foto de la yema de un dedo, está tomada con una cámara Kirlian real, que utiliza el “efecto corona” para lograr la imagen.

Seguramente, todos aquellos versados mínimamente en la historia de las religiones,  han podido ver muchas imágenes, iconos o estampas (entre los cristianos católicos, por ejemplo, a el “Niño Jesús”) con resplandores de tipo solar (dorados, que surgen de un centro de luz). Esto tiene que ver con la idea de que los maestros religiosos, santos, profetas, etc… (e incluso los dioses en las tradiciones paganas) emitían un tipo de energía mística y luminosa, similar a la del Sol.

Las grandes figuras religiosas compartían, según esa creencia, dicha naturaleza solar de emisión de luz. “Iluminaban” a los mortales al igual que lo hacía el Sol. A maestros espirituales como el Buddha Gautama -recordemos que Buddha significa “iluminado” en sánscrito y pali, también se los representa con halos o serpientes que emanan de su cabeza. Esto, se pensaba, en un sentido simbólico de “iluminación” por la transmisión de sabiduría, pero muchos aceptaban la idea de una “energía” inmanente en la presencia de aquellos.

Dichas representaciones son universales: Se las ve en las imágenes de Cristo, de los santos y las vírgenes cristianas en forma de halo o luz; en el Islam, se representa a Muhammad con una llama dorada alrededor de su cabeza; el Mazdeísmo coloca  una luz dorada alrededor de Zarathustra y así muchos otros casos: Krishna, Rama; enésimos santos y gurúes de India; los bodhisattvas del Tíbet, de Indochina, del Japón… y un largo etc…

Algunos, sin embargo, pretenden extrapolar la idea y piensan en visionarios o personas hipersensibles que, a lo largo de la historia de las religiones, han registrado en el arte de las mismas a las “emanaciones” energéticas que los maestros o santos, en efecto, emitían. Esta idea es altamente improbable y por supuesto indemostrable (no obstante es la que prima, de manera tácita en la mayoría de los ambientes religiosos).

Luego tenemos la cuestión del “aura” como noción de energía espiritual, bioenergía o similar, primero abordada por los movimientos ocultistas del s. XIX y luego por la New-Age del s. XX. En este sentido, surgen las ideas de supuestos poderes psíquicos de visualización, de percepción paranormal o extrasensorial y cosas semejantes (Esto fue muy popularizado por el escritor -y falso lama tibetano- Lobsang Rampa, en los ’60s y ’70s, en libros como “You Forever” / “Usted y la Eternidad” de 1965).

Pese a más de un siglo de controversia, es innecesario referir que nadie ha podido demostrar nada de ello, por lo cual, seguirán existiendo quienes crean en el “aura” y quienes no, pero cabe aclarar que no existe ninguna prueba o evidencia científica al respecto.

Foto Kirlian de una llave de tuercas

Foto 2: Esta es otra foto tomada con el mismo procedimiento (la cámara Kirlian original). Aquí se puede ver que los objetos inanimados, con tal de que conduzcan electricidad, producen en mismo “efecto de corona” (un efecto puramente electromagnético).

Finalmente está la cuestión de las supuestas mediciones o registros del aura o bio-energías. En ese sentido, el cuerpo humano tiene varios fenómenos interesantes, pero ninguno tiene que ver con energías metafísicas. Todos son explicables por la física, la química y la fisiología.

A despecho de los “lectores de auras”, que ganan buen dinero con ello, no existe nada más que reacciones electroestáticas, electroquímicas, fotoluminiscentes, termales y electromagnéticas (puramente físicas, como cuando se conecta a un paciente un electroencefalógrafo o electrocardiógrafo y se miden las pequeñas corrientes eléctricas generadas por el cerebro y el corazón respectivamente).

No obstante, existe la famosa Cámara Kirlian. En sus comienzos, estas cámaras eran aparatos que registraban en el positivo de la película (foto en papel) la reacción de corona (un efecto físico similar al fuego de San Telmo).

Dicho aparato fue inventado por el matrimonio Kirlian (de ahí su nombre), de origen soviético, en 1939.

La fotografía Kirlian, usa energía eléctrica de alto voltaje y alta frecuencia para generar un campo eléctrico (que no tiene nada de místico). La película fotosensible, registra por la prolongada exposición la acumulación de descargas de corona y queda formada la imagen. Las diferencias entre un área dada de la imagen y otra diferente tienen que ver con la humedad del objeto (de la piel en el caso de muestras humanas o de otros animales).

Como la electricidad siempre busca el camino de menor resistencia, en donde hay más humedad o un mayor o mejor contacto contra la superficie de la placa (y por tanto mayor conducción eléctrica), existirá mayor “efecto” de campo o corona (ver fotografía número 1).

Cuando la película es a color, las diferencias de la impedancia (resistencia eléctrica a la corriente alterna en un frecuencia dada) y capacitancia de la piel y las superficies inherentes, generan cambios de frecuencia que afectan de diferente manera a la química de la misma, imprimiendo diversos colores (por lo general azul y rojo, a veces violeta).

Lo que nunca se ha aclarado con toda la precisión necesaria, es que ES EXACTAMENTE IGUAL para los objetos inanimados, como se puede apreciar con total claridad y objetividad, en las dos primeras fotografías de este artículo.

Por lo que queda claro que no hay nada de “esencial” o “trascendente” en tales emanaciones, a menos que creamos que la llave de tuercas tiene alma (ver fotografía número 2).

En cualquier caso, existen los “creyentes Kirlian” que pese a todo se mantienen en la idea de que el aparato registra algo biológico o (lo que es más indemostrable todavía) que la reacción de corona, que es totalmente trivial a nivel de la física, se corresponde (sin embargo) con una energía más sutil.

Ellos afirman, que la reacción de corona es a la energía del “aura”, lo que el humo es al aire (que nos permite ver las convulsiones térmicas de éste, por ejemplo durante la combustión de un cigarrillo).

Como sea, tampoco aquí hay pruebas de nada y, por el contrario, la Ciencia explica que nada de particular hay en el fenómeno.

Incluso es explicable las supuestas alteraciones en los patrones y colores del efecto corona, a la par de cambios emocionales en el sujeto de prueba. Esto es así, porque la transpiración, la mayor o menor presión sanguínea en los vasos capilares y otros factores metabólicos, cambian la resistencia eléctrica de la piel, lo que a su vez genera cambios en el efecto corona y, por tanto, en la película fotográfica. Esos mismos cambios, totalmente físicos, son parte de los que utilizan los “detectores de mentiras” usados por la policía de decenas de países, desde hace más de 70 años.

Supuesta Aura - Fotomontaje digital

Foto 3: Este es el tipo de resultado obtenido con el nuevo “dispositivo”, mal llamado cámara “Kirlian”, porque no tiene ninguna relación con el original. En este caso, se trata de un simple artilugio informático, que pretende mostrar el aura, cuando en realidad, los colores son agregados por un programa informático, de forma totalmente discrecional.

Sin embargo, transcurridas algunas décadas y con el advenimiento de las nuevas tecnologías informáticas, digitales y ópticas, algunos “parapsicólogos” muy emprendedores, inventaron la “nueva fotografía Kirlian”.

Tal ingenio, consiste en una doble exposición fotográfica (digital), mediante artilugios informáticos, del rostro de un sujeto dado y de colores y campos lumínicos supuestamente correspondientes a los de su aura. El rostro es tomado por una cámara fotográfica digital común y luego un dispositivo informático le agrega los colores alrededor del perímetro facial (ver fotografía número 3 del presente artículo).

Existen dos objeciones al respecto: Los “colores” se traducen o determinan a partir de sensores de conductividad o termales en la piel (el sujeto debe colocar su mano sobre una placa especial, donde los sensores están distribuidos de manera “estratégica” o, en otros casos, los sensores se colocan en las yemas de los dedos, de manera parecida a como se lo hace para que funcione el registrador de conductancia en la piel en un detector de mentiras). Las diferencias se traducen, mediante un algoritmo computacional, a la imagen.

Ahora bien, nadie sabe, quiere o puede aclarar (incluidos sus inventores y los “expertos” que cobran buen dinero por tomar dichas fotos) cómo se han establecido los parámetros y cómo se llegó a la conclusión de que tal o cual nivel de conductividad o temperatura, tiene que ver con tal o cual color o intensidad en el “campo áurico”. Tampoco se explica por qué debería ser que, un área específica de la mano se corresponda con otra determinada del rostro o del cuerpo entero (como a veces ocurre con aparatos “todavía más sofisticados”), salvo que se recurra a la pseudo-ciencia de la “reflexología”.

Lo segundo, sería que como, en primer término, no se ha establecido que el aura exista, se está tratando de generar una correspondencia sobre lo que no se conoce o ha visto jamás, en el mejor de los casos, en base a extrapolar concepciones igualmente paracientíficas como los meridianos de acupuntura, las correspondencias de los chackras y nadis del Yoga hindú o el conocimiento “kabbalistico”. Esto sería equivalente a pretender inventar una máquina que traduzca el japonés, sin conocer tal idioma, sin tener libro alguno escrito en el mismo e incluso, sin haber escuchado jamás una palabra de dicha lengua. Tan sólo valiéndose de referencias terciarias sobre que “podría existir” tal lengua. Absurdo, ¿verdad?

Me parece que estos aparatos son más un recurso de marketing que un instrumento científico, algo así como “tenga su aura en el acto” o “vea su espíritu ahora mismo, mediante tecnología de punta… Llame ya!!”. Eso, por no abordar la cuasi-delictiva manipulación de las creencias de las personas y el deseo de obtener dinero en base a ellas.

Así que cada quien puede tener o no fe en el aura, la bioenergía y los “halos” como un concepto metafísico, pero tal cosa, a un nivel físico y mensurable (medible o registrable) es un absurdo o, en el mejor de los casos, no existe la menor evidencia que respalde cualquier aseveración relacionada con el tema.

En lo que respecta a la Ciencia, el aura NO EXISTE y, más allá de las concepciones y creencias de cada quien, es bueno recordar que eso no está sujeto a debate.

Se ha dicho por ahí: “Hay que tener la mente abierta, pero no al punto de que se nos caiga el cerebro”. Frase que aplica, creo yo, de manera magistral a esta cuestión.-



Compartir:

Facebook Twitter Google Plus linkedin Pinterest Tumblr Whatsapp Telegram

Oscar Carlos Cortelezzi

Autor: Oscar Carlos Cortelezzi

Autor, antropología, psicología, diseño y administración web...
Buenos Aires, Argentina.

Investigador del pasado y los orígenes de las creencias. Activista de los Derechos Humanos y los Derechos Animales. Ecologista radical. Pagano, liberal. Escritor, librepensador... 39 años de experiencia en la reconstrucción y difusión del Paganismo y el legado ancestral (21 años en la red).

Me gusta lo desconocido, el Erebus, lo que está en penumbras... Valoro tanto la Oscuridad como la Luz, que forman un eterno balance el cual da vida al Universo. Estoy en una jornada, una aventura y una exploración que sólo terminará cuando muera...
[Use copiar (Ctrl + C) y pegar (Ctrl + V)]

Otros posts de interés:

  • El Alegre Eclecticismo04/10/2013 El Alegre Eclecticismo El eclecticismo es una palabra mal comprendida y una disciplina bastardeada por la new-age, la espiritualidad light y los paganos confundidos. Aquí se trata de explicar sus límites razonables y el porque son erróneas ciertas mixturas o excesos.
  • El Diseño Inteligente y la Gran Cucaracha Cósmica05/06/2015 El Diseño Inteligente y la Gran Cucaracha Cósmica En los últimos meses, ha estado circulando en la red un libelo, sobre que el famoso físico Michio Kaku, conocido como divulgador científico y por su aporte a la Teoría de las Cuerdas, llevó a cabo un experimento que demostraría la existencia de Dios... Esta es una breve reflexión sobre […]
  • ¡Hoka Hey!25/01/2013 ¡Hoka Hey! «Hoy es un buen día para morir», decía el antiguo grito de guerra Sioux. Los humanos modernos, sin importar la cultura natal, solemos olvidar el hecho más importante de la Vida: La Muerte. Para vivir bien, hay que saber morir bien y para morir bien hay que haber vivido bien. Esta simple […]

¿Tú crees en el "aura" como fenómeno espiritual? ¿Crees que puede registrarse con aparatos tecnológicos? ¿Crees que hay personas que pueden verla o "leerla"? Opina, comenta y aporta tu punto de vista al respecto...

  ⁂  C O M E N T A R I O S  ⁂
Comentar con:  Este Blog  |  Disqus  |  Facebook  |  Google+  

«Comentarios del Blog»

 6 comentarios para «¿Existe el Aura? Y si existe, ¿Puede registrarse?»

  • definitivamente no creo que la camara kirlian haga un registro de algun campo energetico humano, pero es un concepto extendido en todas las culturas de que dicho campo existe llamandole de muchas formas, asi que aunque sigue sin ser demostrada su existencia tambien sigue sin ser demostrada su no-existencia

    • Cada vez que veo la falacia de la no-existencia creo que a alguien se le escapa el concepto tan simple de que: “No se puede probar una negación”

      Por otro lado, el que hace una afirmación debe ser quien la demuestre. Si esto no es posible esa afirmación es falsa y por lo tanto no existe hasta que se pruebe lo contrario.

      Pero, pese a que se deje lugar a nuevas pruebas. El argumento de “no esta demostrada su no-existencia” es absurdo por si mismo y completamente invalido.

      Como dijo Russell “Fíate de lo que digan las evidencias, no de lo que quieras que sea”.

      Podría poner el famoso ejemplo del unicornio rosa invisible que ostenta el mismo nivel de evidencias / Pruebas, pero es un paralelismo que rápidamente se pretende negar con un “no es lo mismo” “te lo acabas de inventar” etc.

      • Coincido contigo Felix, pero todavía voy más allá: Aquí no se trata de la clásica dinámica de “existe o no existe” tal o cual cosa metafísica, lo cual es (en general) un tema puramente filosófico. Aquí hay un colectivo de “expertos” en estos asuntos, que lucran con los que creen en estas cosas vendiendo aparatos que no hacen (ni por casualidad) lo que ellos dicen, para que esos que compran luego les “vendan” a terceros sus “fotos del aura” y el mercado se complete.
        Creer en el unicornio rosa, es inofensivo, en la medida que el “creyente” no lo quiera vender como producto o “grabar” en la cabeza de otros a modo de doctrina. Esto es algo que genera cantidad de equívocos. Todavía le podría dar un cierto “margen de análisis” a la Cámara Kirlian original, no creo que nunca se descubra nada con ello, pero bueno, al menos registra un fenómeno (físico) genuino, que luego genera el debate y los malos entendidos, pero este otro aparatejo, que no es más que un truco de circo high-tech, lo veo repugnante…

        Saludos! :)

        • No quise entrar en las consecuencias, pero es muy cierto que de casi toda, por no decir toda, creencia metafisica surge alguien dispuesto a hacer dinero con ella. Lo que me lleva a mi punto anterior, si no esta demostrado, el argumento de la no-existencia demostrada, es una simple escusa para no aceptar que creemos una magufada.

          Lo cual es una puerta abierta a todos estos estafadores, en todo caso, más grave me parecen cosas como la omeopatia.

          • Estoy totalmente de acuerdo contigo. En general, el campo de la “creencia” siempre ha sido aprovechado (no soy de los que piensan que “creado”, pero sí fue siempre funcional) por los factores de poder político y económico para hacer de las suyas.
            Sin embargo, este “costado” de las paraciencias y la pseudo-tecnología al servicio de lo espiritual, lo veo todavía más nocivo porque da un aire de “científico” a lo que no lo es (ni de lejos). Creo que muchos, por pensar que existe una “computadora” detrás de esas fotos, ya piensan que está totalmente alejado de la superstición y el fraude. Me recuerda un poco a esos locos que creen que fuimos visitados por extraterrestres en el pasado y que de ahí surgieron las mitologías y demás. Toman elementos arqueológicos superficiales y mal entendidos y los muestran como “evidencias científicas” de una idea alocada. La gente que cree en ello (y no está en el negocio, claro está) tiende a pensar que “debe ser verdad” porque hay “evidencias arqueológicas” de ello. Aquí hay “computadoras y tecnología”… “¿Cómo podría ser superstición?” jejeje…

  • Estimado Nick,

    En efecto, yo creo que la creencia en el aura como algo espiritual es inherente a lo religioso (y como cualquier tema relativo a algo trascendente, depende del universo de lo subjetivo e individual). El problema está en la trivialización del asunto (el querer “algo” que muestre el espíritu o similar, que no es un error diferente de aquellas bizarras ideas de los espiritistas, sobre el “ectoplasma”, del siglo XIX) y, más que nada, la descarada comercialización de esos “aparatos”, por parte de “expertos” en la materia.
    En mi país, al menos, estas porquerías suelen venderse en cientos o miles de dólares y tienen usuarios, porque hay cantidad de “parapsicólogos” que luego recaudan buen dinero tomándoles fotos a los incautos en ferias, exposiciones, centros de conferencias y, mayormente, en oficinas o recibidores privados, donde pueden accionar impunemente y valerse de las creencias de los demás.

    Saludos,

Dejar un Comentario